1. Otoño

    26 septiembre, 2018

    Llega el otoño y toca guarecerse.

    Poco a poco el día cede su espacio a la noche.

    Observar el vaivén de la luz y la sombra.

    Escuchar el silencio esperanzador.

     Descubrir la tibieza del musgo.

    Disfrutar el olor de la leña quemada.

    Sentir la tierra mullida bajo los pies.

     Contemplar con amor todo el entorno.

    Contemplarnos con amor.

     ¡¡Feliz otoño!!


  2. Rendición

    6 enero, 2018

    Rendición es una palabra que se me repite frecuentemente. Aparece en infinidad de textos, conversaciones y distintas oportunidades. Así que me he acercado a ella desde el corazón.

    Con la práctica de la rendición se nos presenta  la oportunidad de abrirnos sin condiciones al Universo. Podemos experimentar la sensación de estar acunados en los brazos de una madre donde todo es seguridad, refugio y amor incondicional. Cuando nos ronda el temor, la incertidumbre y la desarmonía, la práctica de la rendición en el sentido de confianza nos puede ayudar a reconocer la finalidad de nuestro paso por la tierra y recuperar la conexión con nuestra verdadera esencia.


  3. Recoger los frutos

    22 octubre, 2017

    Mientras que nuestro cuerpo y nuestra alma nos pide encontrarnos con los signos del otoño, él se hace esperar y nos engaña con este loco revuelo atmosférico. La naturaleza también se confunde, vuelve la procesionaria, las moras se secan… Pero con las primeras y bienvenidas lluvias nos comenzamos a reconciliar con la cadencia de las estaciones. Y recogemos los frutos. Toca recibir la cosecha de todo lo vivido y sentido durante los meses de verano. Así que hacemos acopio de las fuerzas, la energía y la actividad experimentadas en ese tiempo para atesorar su herencia que no es otra que  el silencio del otoño y la esperanza del invierno.

    Os deseos un otoño íntimo, silencioso y esperanzado.